Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra "Política de cookies".

Más Información Acepto

Contacta con CentralFiestas

La transgresión sale a jugar en los shows de strippers

La transgresión sale a jugar en los shows de strippers

Los movimientos del stripper o de la stripper están estudiados para afectar a todos los asistentes con su marcada sensualidad, en una atmósfera siempre expectante y predispuesta. Sus movimientos provocativos, envolventes, su danza de contorsión que sigue el ritmo sincopado de la música no tiene nada de casual es el trabajo de un profesional dedicado o dedicada a la tarea de crear la magia del sexo en una celebración nocturna como puede ser una fiesta de despedida de soltero o de soltera. Sea chico o chica, el fin de su puesta en escena es el mismo, agradar con su físico y alcanzar con su público un clímax entre amigos, en lo que debe ser una fiesta privada inolvidable, para recordar siempre.

Una celebración con un stripper masculino o femenino es una fiesta donde se juega con la transgresión, sin transgredir la corrección del trato respetuoso, en el que los bailes insinuantes hacen que se disparen las fantasías de chicos y chicas por igual entre gritos de un público que se vuelve desinhibido por momentos y va a más.

Pero ¿cómo es una despedida de soltera? ¿cuál es el encanto real de la fiesta? En el caso de los chicas, en las despedidas de soltera, las luces de la sala siempre están tenues, la música anuncia que el stripper, o el primero de la noche, está a punto de aparecer. Surge entonces un efecto, que puede ser una cortina de humo, que llena el escenario, y entre los telones de fondo aparece la figura fornida del stripper, que al ritmo marchoso de una música sugerente comienza su show de unos veinte minutos.

Pero el stripper no se mueve sólo en el escenario, su show es dinámico, interactivo si se quiere, y es norma que descienda a la parte baja del local al lugar que ocupa el público a la búsqueda de una cómplice. Una chica que sube al escenario para jugar juntos en una coreografía sensual con la que el stripper la guía. A veces la colaboradora es alguien que el stripper conoce de antemano porque ha recibido indicaciones de quienes han contratado la velada. La elección de la chica que ‘colabora’ con el stripper puede dar más juego a toda la celebración.

A esas alturas del show, el público femenino ya está entregado y grita de júbilo cada uno de los movimientos más o menos acompasados, bueno más bien, desacompasados de su compañera.

En el escenario, el stripper se va quitando la ropa poco a poco, de forma calculada y siguiendo el ritmo de la música y con la intensidad y la energía de unos movimientos cada vez más provocativos. En menos de lo que el público femenino es capaz de asimilar, el stripper ya se ha quedado en tanga, con un diminuto tanga sobre el escenario, que al final también desaparece, pero no sin antes cubrirse con cualquier cosa que parece cogida al azar, como el pañuelo que cuelga del cuello de la chica del público que lo acompaña que permanece azorada sobre el escenario, pero fuera de lugar.

A pesar de que el espectáculo parece descaradamente transgresor, el stripper es atento, educado y hasta respetuoso y está pendiente las reacciones de las chicas porque su plan es divertir, nunca comprometer, ni incomodar más allá del juego alegre que da el más trivial de los buenos rollos.

Las oportunidades que ofrece un show de stripper no terminan con una fiesta de despedida de soltero, es común hacerlo sí, y hay tradición, pero también es verdad que cada vez más, se eligen los espectáculos de strippers para incluirlos dentro de todo tipo de fiestas que van desde los jolgorios que se pueden montar por haber terminado una carrera, como la celebración de un equipo al completo haya conseguido una ansiada meta deportiva.

Los mismos strippers profesionales que se pueden contratar a través de una empresa de eventos cuentan que, en ocasiones, son los cumpleaños, y en otras las celebraciones de divorcios y hasta las despedidas de viajes en los que la gente ha hecho piña, lo que mueve a la contratación de un chico o una chica que baila de forma sensual para todos.

Hay shows de lo más originales como los que siguen un hilo temático que puede guardar o no relación con la profesión o las aficiones de los participantes. Se ha dado el caso de grupos de estudiantes de medicina que piden que las chicas strippers jueguen sobre el escenario a los médicos. Juegos eróticos por pura diversión donde caben imaginación y fantasía, a partes iguales.

Lo importante es pasarlo bien, y una despedida con stripper, masculinos o femeninos, puede servir para cerrar un tiempo de esfuerzo de grupo. El grupo también se puede divertir unido y de una manera original, ¿por qué no?

La transgresión sale a jugar en los shows de strippers.

Envanos tus comentarios

Realizar un comentario

Alta en buscadores - Posicionamiento en Google - anuncios google - blog marketing - digital signage - despedidas de soltera
Condiciones de uso - Política de cookies